Soñar te libera.

so_ar2.jpgCada persona se hace un mundo propio para poder reinar todo poderoso. Cada cual crea sus propias reglas en ese mundo, es que un mortal no puede vivir sin límites y los primeros, se los crea él mismo. Su cuerpo tiene límites en esta dimensión, su pensamiento también. Escapa del yugo por medio de sus sueños.

Puede soñar positivo o puede soñar negativo. Puede que haga realidad alguno de sus sueños, o los negativos, o los positivos. Cuando los sueños se hacen reales pasan a la dimensión del pensamiento donde se estructura, se modela o se diseña. Luego se crean.

Vive su mundo.

Si sigue soñando y sueña que hay otros mundos sobre su mundo, se libera. Los límites que se crea a veces le hacen esto difícil. Si conoce bien aquellos límites podrá saber donde terminan, sino conoce esto, será un esclavo siempre.

La felicidad de ser infelices.

Quise escribir un ensayo de este tema, pero desistí de esa idea. Concluí que la mayoría no va a comprender mi punto de vista. Lo cual me da un inmenso placer, ya que me permite comprobarlo en su plenitud.

A la mayoría nos encanta ser infelices. Nos gusta sentir pena por nosotros mismos. Y sobre todo inspirar esta pena en los demás. Para eso recurrimos a una serie de triquiñuelas para cautivar la atención de aquel que en esta ocasión le ha tocado ser el oyente de nuestras calamidades. Si nos preguntan como estamos enseguida contestamos “bien pero…” y en esos puntos suspendidos van todas las tristezas más grandes de este mundo. Es que las cosas buenas ya no son tan importantes. Los titulares felices en un diario no llaman la atención. Las noticias agradables son escasas en la televisión. ¿ por qué? Es que estar bien no está de moda. Es que estar bien no es interesante.

La ignorancia del hombre lo cree sabio en si mismo. Entonces transforma la realidad a su gusto para que otros le acompañen. Y esto porque no acepta que nace solo y que va a vivir solo en medio de la compañía de otros tan solos como él. He ignora que la única solución a esta soledad es descubrir que tiene a Dios de su lado y que junto a Él ya no está solo. Cuando descubre esto, su infelicidad se esfuma. Concluyo con una de las frases célebres de uno de mis escritores favoritos; Dostoyevsky “Eres infeliz porque no te das cuenta  que eres feliz”.

Estar o no estar, ese es el dilema.

tierrasol.jpg

Cuando nadie sabia que la tierra giraba en si misma.

Cuando nadie sabia que la tierra giraba alrededor del sol.

Aquel que lo supuso, fue catalogado de loco.

 

¿Cuántas veces he de estar loca?

 

Luego fue probado ante la intelectualidad, que eso es así, entonces,

¿Qué de aquel que lo supuso? Aquel ya no es un loco.

 

¿Cuántas veces he de estar cuerda?

 

Se que no he de morir,

aun cuando parezca que voy a morir a ciertos ojos,

yo viviré.

 

¿Dime si el trigo al caer en tierra muere?

 

Muere y no muere, vive.

 

¿Qué ves tú?

La genialidad...

La genialidad un campo de  creatividad, talento y habilidades.

Observaba como los niños jugaban en la plaza interior, y coloqué atención a su conversación, entonces supe cual sería el tema: la genialidad.

La genialidad es un concepto un poco ambiguo, según mi parecer, proviene de la palabra genio. Un genio es aquel ser sobrenatural que tiene capacidad de satisfacer los deseos de los mortales que lo invocan, digo esto sin ampararme en definición alguna, sino que, recurriendo a mi sabiduría interna. Los genios pueden ser capaces de convertirse en diversas cosas o bien ser invisibles a nuestros ojos, son unos pequeños dioses que interactúan con los humanos. Dioses que el ojo humano puede ver para solicitar sus favores.

Según las culturas orientales,  estos conviven con la humanidad. Son la tercera creación que Dios a hecho luego de los ángeles y el ser humano. Yo creo que nacieron en el instante en que el primer hombre tuvo el deseo de un “algo”, ahí nacieron, fueron dados a luz, por el deseo y para el deseo.  

¿Quiénes hacen uso del genio interno? Los más curiosos, si, ellos, los que se preguntan la mecánica de las cosas, ellos son los dichosos de poder entablar una conversación franca y provechosa con su genio interno, bien llamado ingenio y mediante este, llegar a descubrir la luz en medio de la ignorancia. Ese ser, dispuesto y que porta consigo, el libre albedrío, ese, les da la oportunidad de poder salvar ciertas circunstancias que pueden ser ciertamente conflictivas para otros y que debido a sus características embaucadoras y bromistas y no necesariamente a su inteligencia, pueden sortear ciertos obstáculos de convivencia, aminorando estados de ofuscación, creando ambientes de agradable camaradería e inventando una y mil cosas.

 Durante muchos años hemos podido identificar a ciertos hombres con genios internos que han sido notables, como por ejemplo: Einstein, Da Vinci, Gandhi y mujeres como Simone de Beauvoir, Hildegard Von Bingen, Marie Curie, etc. Muchos han estudiado sus cerebros para encontrar en que lugar de ellos habitaban ese genio y  grandes diferencias no han hallado, con el común de los mortales. El genio tiene creatividad, tiene originalidad, siembra un campo inmenso de posibilidades y siempre hace posible realidad ciertos sueños, hurgando dentro de las múltiples herramientas que el supremo nos a entregado para utilizar la habilidad correcta debido el caso.

Entonces seguí adentrándome en estas cavilaciones y comprendí que todos al nacer traemos uno, lo malo es que no todos leemos las letras pequeñas que causa curiosidad y que dicen: “apriete el botón que se encuentra en el costado derecho de su cerebro para activarlo”. ¿Cómo pude llegar a esta conclusión? Pues viendo como los niños interactúan en sus juegos y hacen uso de su genio interno.  Un claro ejemplo fue observar la siguiente situación: Estaban tres jugando a la familia. Uno hacia de padre, otra de madre y el tercero hacia de hijo, luego, llega la cuarta integrante deseando participar del juego, pero ninguno de los otros quiso abandonar el personaje correspondiente, entonces los que hacían de padre y madre conversaron, se preguntaron que hacer con el que ha llegado; el tercer integrante, que hace de hijo salta y exclama, diciendo: −¡No tenemos una “nana”! si, una que me cuide cuando ustedes van a trabajar.− Le ofrecieron el personaje y la pequeña encantada tomó su lugar en el juego. El genio de todos hizo posible que conversaran, llegasen a una conclusión he hicieran participar a otro de su juego. El genio de la niña y cuarta integrante, concedió el deseo de realizar la petición. El genio del hijo, tuvo la creatividad de crear un lugar dentro del juego-espacio.

Ahora mismo mi genio me ha concedido un deseo, y es este; el poder comunicar que todos podemos hacer uso de nuestro genio interno y sacar lo mejor de él. Dejo al libre albedrío de sus propios genios tomar mi deseo y concedérselos.

Star Yellow.

EstrellaAmarillaJuda.JPGSpeed of sound, me encanta, la velocidad del sonido es lenta, pero se puede palpar.

Hay realidades que se pueden palpar…como aquellas estrellas amarillas que brillan en el firmamento. Esas estrellas que emiten energía que calienta nuestras sensibilidades, nuestro carbón amarillo. Esas estrellas que nos hacen pensar que tan lejos se encuentran de nuestro ser. Esas, que nos hacen pensar cuanto tiempo existirá nuestro cuerpo en esta dimensión. Para luego permanecer en energía luminosa eternamente, día y noche.

Dejando de lado las estrellas amarillas, me quiero referir a la comprensión personal. A esas preguntas que nos hacemos en busca de nosotros mismos. Dichosas preguntas que gracias a Dios existen y que nos podemos hacer…responder quizá no todas, pero hacérnoslas si, y muchas. Porque esa capacidad tenemos, esa introspección intima. ¿la has utilizado alguna vez?.

Mi ángel da testimonio de que he preguntado por ello…a veces me observa pacientemente desde otro ángulo, me mira con aquél rostro tan amoroso, que es mi rostro…tanta dulzura…si me inunda dulzura cuando él lo hace. Y ahí en ese instante le doy gracias…y soy inmensamente feliz. Luego algo en mi responde…la mayoría de las veces le hago caso. Eso en mi, a veces no le veo, pero si le siento. Cuando le veo, es un ave que vuela, o una brisa que estremece las ramas de los pinos que están en mi patio, o un silbo apacible que rechina en mi cabeza, no se en que parte exactamente, pero ahí se encuentra. Un silbo apacible.

Oye esto...huelelo, miralo, gustalo, o tocalo.

Siempre los hombres han creído ser más, es su estupidez. El hombre es lo que es, un hombre nada más.

Dios es superior, quieran o no quieran creerlo.

Dios es gracias a él mismo, nosotros gracias a él.  Así el mismo hombre lo ha escrito, y en la grandeza de ese mismo hombre, él es.

Si quieres desacreditarlo, desacreditas al hombre mismo.

El hombre es una maravilla creada por otra maravilla más grande. Así es el orden.

Porque toda creación tiene un orden.

El gran misterio, creando misterios.

Preciosa es la creación, a ella yo canto. Mis células, mi vientre y mis tripas también.

Observa

Observa…

Permíteme… ¿sabes observar?

¿Sabes escuchar?

¿Sabes tocar?

¿Sabes oler?

¿Sabes gustar?

¿Sabes mirar?, ¿Sabes mirar?...M I R A R

Abre tus ojos…ahí está la hermosa y fresca naturaleza…ahí los árboles, los pájaros cantando…la suavidad del pétalo de alguna flor…de cualquier flor. (Esa que más te gusta)…huele el aroma de su interior…te hueles a ti mismo…hueles al que está contigo, ese que está junto a ti. ( ríe, ríe también, que aún  cuando hagas un chiste de ello, te vas a dar cuenta que no lo has hecho).

¿Has sabido saborear un beso...la dulzura su acidez o su sal? Mira a tu alrededor… ¿Por qué eres incapaz de ver?, ¿Eres incapaz de amar?...ahí está la esencia del hombre, ahí la esencia de Dios. Tu culpabilidad, tu sufrimiento, tu tristeza… ahí en ese amor… que transforma todo tu ser. Ese amor que te convierte en un ser, que escucha, que toca, que huele, que gusta, y que mira. Siempre recuerda mis palabras, recuerda de donde provienen. De una, que fue creada igual que tú. Por aquel misterio, Dios.



Comentarios recientes

Cerrar