Lee artículos escritos sobre arte en otros sitios

Anti poema de ti mismo.

espejo.jpg

 

Hay personas y personas.

Hay egos y egos.

Los reconozco.

Nadie verá si no quiere ver.

Solo verán lo que quieren ver.

Así es la naturaleza humana.

Mientras, se excusarán…

no asumirán la responsabilidad,.

Culparán a otros,

Esos otros, (no lo sabes)

Son ellos mismos.

Porque cuando hablas de otro,

Hablas de ti mismo.

Así es la naturaleza humana.

 

Ahora voy a danzar, eso me encanta.

Equilibrio.

espiritu3.jpgHemos nacido en un mundo que tiene su propio espíritu, el espíritu de lo terreno.

Todo espíritu es de una dimensión invisible a nuestros ojos. Los espíritus acampan alrededor de nosotros y nos influencian. Los espíritus son parecidos a las ondas, o a las frecuencias. Es como si nosotros fuésemos unas radios que captamos esas radioemisoras por medio de las ondas. Esto es una forma de describirlo pero los espíritus son mucho más sutiles que las ondas. Residen en otra dimensión que se encuentra paralela a esta, pero no pertenecen a esta tercera dimensión, sino, a otra. Ellos habitan la dimensión de lo invisible. Los espíritus tienen formas. Nosotros cuando nacemos adquirimos el espíritu terrenal. También podemos adquirir el espíritu celestial. Para adquirirlo se requiere de cierto mecanismo.  Al adquirir el espíritu celestial obtenemos ciertas cosas que no podemos poseer con el espíritu terrenal.

Todo ser humano si adquiere el espíritu celestial debe vivir con ambos hasta el momento en que sea transformado si es que ha trabajado en ese fin, y en el intertanto deberá equilibrar su vivir. Sabrá que posee ambos espíritus y tendrá que distinguir cuando está siendo influenciado por uno o por otro.

Soñar te libera.

so_ar2.jpgCada persona se hace un mundo propio para poder reinar todo poderoso. Cada cual crea sus propias reglas en ese mundo, es que un mortal no puede vivir sin límites y los primeros, se los crea él mismo. Su cuerpo tiene límites en esta dimensión, su pensamiento también. Escapa del yugo por medio de sus sueños.

Puede soñar positivo o puede soñar negativo. Puede que haga realidad alguno de sus sueños, o los negativos, o los positivos. Cuando los sueños se hacen reales pasan a la dimensión del pensamiento donde se estructura, se modela o se diseña. Luego se crean.

Vive su mundo.

Si sigue soñando y sueña que hay otros mundos sobre su mundo, se libera. Los límites que se crea a veces le hacen esto difícil. Si conoce bien aquellos límites podrá saber donde terminan, sino conoce esto, será un esclavo siempre.

La felicidad de ser infelices.

Quise escribir un ensayo de este tema, pero desistí de esa idea. Concluí que la mayoría no va a comprender mi punto de vista. Lo cual me da un inmenso placer, ya que me permite comprobarlo en su plenitud.

A la mayoría nos encanta ser infelices. Nos gusta sentir pena por nosotros mismos. Y sobre todo inspirar esta pena en los demás. Para eso recurrimos a una serie de triquiñuelas para cautivar la atención de aquel que en esta ocasión le ha tocado ser el oyente de nuestras calamidades. Si nos preguntan como estamos enseguida contestamos “bien pero…” y en esos puntos suspendidos van todas las tristezas más grandes de este mundo. Es que las cosas buenas ya no son tan importantes. Los titulares felices en un diario no llaman la atención. Las noticias agradables son escasas en la televisión. ¿ por qué? Es que estar bien no está de moda. Es que estar bien no es interesante.

La ignorancia del hombre lo cree sabio en si mismo. Entonces transforma la realidad a su gusto para que otros le acompañen. Y esto porque no acepta que nace solo y que va a vivir solo en medio de la compañía de otros tan solos como él. He ignora que la única solución a esta soledad es descubrir que tiene a Dios de su lado y que junto a Él ya no está solo. Cuando descubre esto, su infelicidad se esfuma. Concluyo con una de las frases célebres de uno de mis escritores favoritos; Dostoyevsky “Eres infeliz porque no te das cuenta  que eres feliz”.

Estar o no estar, ese es el dilema.

tierrasol.jpg

Cuando nadie sabia que la tierra giraba en si misma.

Cuando nadie sabia que la tierra giraba alrededor del sol.

Aquel que lo supuso, fue catalogado de loco.

 

¿Cuántas veces he de estar loca?

 

Luego fue probado ante la intelectualidad, que eso es así, entonces,

¿Qué de aquel que lo supuso? Aquel ya no es un loco.

 

¿Cuántas veces he de estar cuerda?

 

Se que no he de morir,

aun cuando parezca que voy a morir a ciertos ojos,

yo viviré.

 

¿Dime si el trigo al caer en tierra muere?

 

Muere y no muere, vive.

 

¿Qué ves tú?

Holocausto

gabor2.jpgGabor.jpg

Ingresamos en fila a través de una pequeña puerta. He quedado encandilada. En la oscuridad me aferro a una baranda a mano izquierda, a mi derecha el muro circular, una voz por alto parlante pronuncia
― Gabor Neumann, 4 años, Auschwitz.
Todos en silencio avanzamos lentamente para no tropezar y para que nuestros ojos vayan adaptándose a ver en la penumbra.
― Marina Smargonski, 3 años, gueto de Riga.
A lo lejos en el centro veo unas luces tenues, luego dos tres, cuatro…
― Guta Manela, 5 años, Treblinka.
Cientos de lucecitas colgando en la inmensa negrura de ese espacio…
― Valentina Zbar, 6 años, Ucrania.
Luces que representan esas almas, elevándose hasta el infinito, son el reflejo de las cuatro velas que están en el centro a través de miles de pequeños espejos. Velas que queman como muchos de ellos les fueron quemados sus cuerpos. Velas que queman ejecutando el ritual del holocausto, que llevaba el aroma del incienso a los pies de Dios, nuestro Eterno y único Creador. Que a diferencia de los sacerdotes dotados del ministerio, los hombres desvirtuaron llevando el fétido aroma de cuerpos calcinados encumbrando sus ceniza junto al humo, ese humo que oscureció el cielo de lamentos.

Este fue la impresión que tuve al visitar el museo del holocausto en Jerusalén, Israel. Más precisamente en el memorial a los niños llamado Yad Vashem.

“Yo les daré lugar en Mi casa y dentro de Mis muros [...]. Les daré un nombre permanente [un “yad vashem”], que nunca será olvidado." (Isaías 56:5).

En Yad Vashem, donde se recitan continuamente los nombres cada día desde el amanecer hasta el ocaso, uno a uno sin ser repetidos y que nuevamente comienza después de tres años. ¿imaginan el número de pequeñas victimas?

Este holocausto nunca será olvidado. Es el símbolo de lo más oscuro que un ser humano puede hacer con otro ser humano, deshumanizarlo.
¿ Quién fue el precursor de esta idea? Aquel que sabía que en ese tiempo habría de nacer un Mesías. Tal como fue en el tiempo del faraón en Egipto, que mando a matar a todos los niños varones que tuviesen los judíos esclavos y tal como fue en el tiempo de Jesús cuando Herodes envío a matar a los niños menores de dos años. Así Hitler se había instruido en las ciencias ocultas para investigar sobre ese tema. El obtuvo el conocimiento de que en ese tiempo también habría de nacer un mesías en la tierra, eso alrededor del año 1940. Para no cometer errores y bajo la ideología de construir una súper raza, instó al mundo alemán a exterminar a todo judío, ocultando su verdadera razón. Pero tal como lo recita la Torá, el pueblo de Dios no podrá ser jamás exterminado, mucho menos el Mesías.

"Es que ni siquiera por todo eso, cuando estuviesen en tierras ajenas, los desecharé totalmente ni Me dejaré llevar por Mi ira para anular Mi pacto con ellos, por cuanto Yo soy su Dios el Eterno." (Vaikra 26:44)



Comentarios recientes

Cerrar